FRANCIA

Con más de quince años de experiencia en España, Portugal y Angola, ERES inaugura su oficina en Francia en noviembre de 2014, bajo la dirección de Elaine Héry y José Antonio de Ros, y la coordinación de Ángela Isamat.

Francia, y en particular París, es un lugar increíble para vivir: su cultura, su joie de vivre, su cocina de fama internacional y, por supuesto, sus vinos, son algunas de las atracciones de este país y su rica y extensa cultura y patrimonio.

París, «la ciudad de la luz» es la capital de Francia. Su población es de unos cuatro millones de habitantes y, de unos ocho millones en el conjunto de Isla de Francia.
París cuenta con una de las mejores redes de comunicaciones aéreas y ferroviarias de toda Europa, con enlaces directos inferiores a tres horas a Londres, Bruselas, Barcelona o Ámsterdam ya sea en avión o tren de alta velocidad; y a las viñas de Borgoña, Normandía, el Monte Saint-Michel o la catedral de Reims, en la región de Champaña están a menos de dos horas por carretera.

La espléndida París clásica es el resultado del desarrollo urbano de la ciudad romana de Luteciam, de la mano del famoso Barón Haussman, y su arquitectura histórica se mezcla con los modernísimos edificios de la zona de La Défense.
El glamur parisino y su arquitectura son únicos e impresionantes, incluso para los locales. No cuesta entender por qué París se considera una de las ciudades más bellas del mundo.

Marsella, Lyon o Burdeos, en el sur de Francia, combinan las agradables costumbres de vida francesa con el sol de un clima mediterráneo, con playas impresionantes o incluso con las pistas de esquí de los maravillosos Alpes.

Si decide aventurarse al norte de Francia, encontrará un rico patrimonio cultural con catedrales y castillos increíbles, junto a ciudades modernas como Lille, Estrasburgo y El Havre.

Vivir en Francia es la ocasión perfecta para disfrutar de uno de los países más hermosos de Europa y de una de las culturas más ricas y fascinantes del mundo.